jueves, 2 de abril de 2009

G20

Al fin los mandamases se han puesto de acuerdo. Beberemos a su salud. Tal vez, lo que ellos hayan acordado no nos favorezca a nosotros o sí. Veremos. Ahora quisiera pensar que lo hacen para que vivamos mejor o gastemos más, pero visto lo visto-el dominio de la usura-no puedo ser optimista. Lo paradójico es que si hace un rato no había dinero que llevarse al bolsillo, ¿de dónde van a salir otros millones (...) de euros? Ah, quizá estuviesen guardados por los mismos que ahora dicen no tenerlos en buenos paraísos fiscales. ¿En esos sitios tan lejanos guardarán el dinero en billetes, en diamantes, en oro, o en carne-humana, por supuesto? A veces creo que la Gran Mentira nos tine arrinconados y no somos capaces de quitarle la máscara.

Una más. Nada se sabe de cómo lo están pasando los Bancos de las Iglesias del mundo. Y de la Católica niente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada